Perdón por las crueles palabras proferidas el día 24 de septiembre de este año en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

by - 14:01


PERDONEN 

Perdón, Cuba. Perdón por las crueles palabras proferidas el día 24 de septiembre de este año en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

 

 

Imaginé comenzar el pedido (de perdón) especialmente para Cuba por ser inaceptable el tratamiento dado al país y vergonzosas las declaraciones del actual ocupante de la presidencia de Brasil, a la que asistimos esta semana n el ámbito de la Asamblea General de las Naciones Unidas.
No hay siquiera la oportunidad de pedir que comprendan, una vez que gran parte de los brasileños tampoco lo entiende. No entendemos, siquiera, el motivo de tanta hostilidad. Creed, es triste, pero la agresividad demostrada por ese señor se vuelve inclusive contra su propio pueblo.
De entrada resaltar que el actual mandatario no ganó la elección con los votos de la mayoría de los brasileños. Su elección se dio en medio la muchas informaciones falsas (las llamadas fake news) con un discurso de cambios en el país, con el valioso auxilio del poder judicial y el inevitable “combate a la corrupción” tan utilizado en tantas elecciones del mundo por la derecha. Si eso, en realidad no justifica la votación, por otro lado nos da un alivio: la sociedad no se ve allí representada. Una persona que propaga el odio, que consiguió polarizar el escenario político, que incrementa la agresividad y la violencia y, como si no bastara todas esas “características”, la dictadura y el período de tinieblas que Brasil enfrentó de 1964 a 1985. Defiende la tortura y la muerte. Ofende mujeres, negros y homosexuales. No tiene adversarios políticos: tiene enemigos – que según él deben ser exterminados.
Por todo eso, antes, hay que pedirle perdón a nuestro propio pueblo.
Perdón a los indígenas, las víctimas más probables en el momento, y quién fue amenazado de no demarcar “ni un centímetro más de tierra indígena” violando la Constitución Federal y abriendo camino a las empresas mineras y madereras para invadir aquellos territorios protegidos por ley y garantes de las reservas forestales;
Perdón al pueblo quilombola con el que el país tiene una deuda inmensa decurrente de la esclavitud más duradera del mundo y a quién el referido presidente considera como animales, así los descalifica en público,negando sus derechos y sus territorios;
Perdón a nuestros campesinos, pueblo que reivindica una reforma agraria nunca realizada en este país, pueblo que garantiza el alimento en la mesa de los brasileños -y no la monocultura de exportación-, pueblo que recibe desde el gobierno la amenaza de armar a los terratenientes y latifundistas con la clara intención de matar a los denominados “Sin Tierra” que allí se encuentran para hacer cumplir la Constitución Federal de 1988;
Perdón al pueblo que perdió todo y muchas vidas en las criminales roturas de presas en Minas Gerais por las empresas mineras particulares y privatizadas. Inaceptable que el gobierno federal no haya tomado ninguna providencia en el sentido de proteger, evitar el desastre e imponer penalidades a esas empresas causantes de tantas tragedias a los pueblos y al medio ambiente, destruyendo todo, matando y contaminando;
Perdón a los habitantes de las favelas que son diariamente asesinados en un supuesto “combate a las drogas”, donde para cada arma incautada mueren 3 personas. Especialmente en Río de Janeiro, el tejido social se va deshilachando cada día y la muerte de inocentes sigue sin la menor providencia por parte del Estado. Mueren jóvenes, madres, niños, concejales, policías, personas, familias, sueños y esperanzas. Y todo sigue como siempre, como si las vidas no fueran la razón de ser de la sociedad;
Perdón a la naturaleza. Lo que se está haciendo con el medio ambiente es otro crimen contra nosotros mismos. Los incendios en la Amazonía son desconsiderados, la polución, la falta de preservación, sigue sin frenos. Atribuir a los indígenas los recientes incendios es de una crueldad sin fin, además de causar una vergüenza enorme cuando ha declarado en la ONU la supuesta forma en que ocurrió;
Somos un país sin proyecto (a no ser la atención al capital) y se está destruyendo el tejido social y la organización popular en el país, fragmentando a la propia población y robando sus derechos sociales, laborales y de seguridad social. Son más de 40 millones de personas desempleadas o con trabajo precario (precarizadas). Volvemos al mapa del hambre de las Naciones Unidas. Los medios y la iglesia todos los días predican la resignación a la situación.
Perdón, Cuba. Perdón por las crueles palabras proferidas el día 24 de septiembre de este año en la Asamblea General de las Naciones Unidas.
Perdón por las palabras de un “títere” del imperio, que pretende hacer de Brasil una colonia de los Estados Unidos de América en clara sumisión a aquel país, ofreciendo inclusive de forma vergonzosa nuestras riquezas. Perdón porque vivimos una barbarie desenfrenada. Y una persona mediocre está al frente de todo eso. Una persona incapaz de entender el sentido de solidaridad, fraternidad, compasión, justicia.  Sepan que eso no es Brasil. Eso es una fase que tenemos que atravesar y, como tantas otras, superar. Y lo haremos, creánnos!
Brasil no es eso.
Gracias, Cuba. Por compartir con nosotros (y con tantos otros pueblos) lo que tiene, no lo que le sobra. Gracias por la ELAM, la universidad posible para tantos jóvenes pobres;
Gracias por la oportunidad a tantos jóvenes de formarse, tantos brasileños y brasileñas que al volver aquí usan los conocimientos adquiridos allí;
Gracias por el método de alfabetización “Yo Sí Puedo” que alfabetizó a tantos pobres de este país carente de educación;
Gracias por los médicos cubanos que aquí atendieron en lugares tan lejanos de este enorme país, a tantas personas (algunos pacientes nunca habían sido atendidos por un médico…), salvaron tantas vidas, ejercieron una medicina tan humana y que dejaron tanto cariño. Saudade es la palabra que empleamos cuando extrañamos y añoramos algo querido. Tenemos saudade de los médicos cubanos
Gracias por mostrarnos diariamente que otro mundo es posible –y necesario-. Por resistir heroicamente a un bloqueo genocida, y demostrar que las ideas valen más que las armas, que lo importante es el ser humano, que el capital es superable y que la alegría es insuperable.
Por mostrarnos que a pesar de las dificultades, la unidad es lo que vence al enemigo. Y por ser tan hermanos nuestros.
Sepan que, a pesar de las dificultades, acabamos de rehacer el Frente Parlamentario de Amistad Brasil–Cuba en el Congreso Nacional y que tenemos muchos parlamentarios solidarios con Cuba en los estados y municipios a pesar de la coyuntura política actual. Que el pueblo brasileño los admira.
Sepan que pueden contar con nosotros, que siempre seremos solidarios, que la solidaridad no se puede bloquear y que el mundo lo sabe y va a posicionarse una vez más por el fin del bloqueo ante la la Asamblea General de la ONU en este 2019.
Reciban este sencillo mensaje con la certeza de que allí y aquí, VENCEREMOS!
Carmen Diniz

Comité Carioca de Solidaridad con Cuba
Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos
Foto de portada: EFE.

https://cubaenresumen.org/2019/09/perdonen/

http://solidariedadecubarj.blogspot.com/2019/10/perdonen.html

You May Also Like

0 Comments